Site Overlay

Los logos para el año vocacional llevan como leyenda “Maestro, ¿dónde vives?…Vengan y Verán” (Cfr. Jn 1, 38-39) en cuanto es el pasaje utilizado en la Carta Pastoral de Nuestro Obispo para el Año Vocacional. Tienen también los carteles que indican el Año Vocacional 2017 y la Iglesia Particular que lo convoca, Prelatura de Cafayate.


Vengan y Verán 1

El logo muestra una mano ofreciendo un mate.

El mate en la cultura Argentina es un elemento muy difundido, reconocido y practicado en todo el País.

Normalmente se lo asocia con la amistad fraterna, la comunión, la sencillez, la compañía, forma parte de uno de los ritos de bienvenida. Es común a todas las clases sociales porque sus ingredientes principales, yerba mate, agua y eventualmente azúcar, están al alcance incluso de los más necesitados. Quien lo ofrece no necesita otros manjares que lo acompañen, en el común de los casos puede bastar con un poco de pan, pero si la pobreza es muy extrema hasta se puede prescindir de él. El mate, como gesto y actitud de apertura al visitante se basta por sí solo.

En el dibujo se cuenta con el lenguaje del mate. Se ofrece lleno, con la bombilla en dirección al invitado y con la mano derecha.

La mano lleva el detalle de una llaga abierta en relación con las llagas de Jesús Crucificado dando a entender que es Él quien lo ofrece. Así da acceso a la intimidad de su vida, lo cual condice plenamente con el episodio del Evangelio de Juan utilizado para la leyenda del logo. De haber sido argentino, Jesús les habría ofrecido un mate a aquellos discípulos.

La mano llagada remite a la Cruz, lugar común entre el Maestro y sus discípulos, pero al ofrecer el mate es la mano de alguien vivo (un muerto no invita un mate) y esto refiere al seguimiento de Cristo muerto y resucitado. Quien comparte con Jesús el mate comparte su suerte (Cfr. Jn 13, 8): Cruz y Resurrección.


Vengan y Verán 2

Es una representación iconográfica que alude directamente al pasaje de Jn 1, 31-39.

Al igual que la perícopa tiene en cuenta la hora del encuentro que cambió la vida de los discípulos. En efecto son perceptibles en el dibujo los números 12 y 4 en la posición que ocupan en un reloj con agujas.

La figura de los discípulos y la de Jesús se encuentran en posición caminante, pues la vocación es eso ir detrás de Jesús a compartir su vida. ¿Dónde vives?…Vengan y lo verán (Jn 1, 38-39)

El paso de Cristo es amplio y seguro, sin embargo el rostro está vuelto hacia los discípulos cuyo caminar es más tímido y quedo. Esto quiere manifestar que, si bien es cierto el ideal de una vocación requiere una gran generosidad y santidad, el Señor no pierde de vista nuestras debilidades, las conoce, las comprende y hasta cuenta con ellas.

El brazo de Jesús se extiende sobre las figuras de los discípulos y se desprende del gesto

  1. Un compromiso afectivo y cercano hacia los discípulos.
  2. Una mano tendida para arrancar de la lentitud, pero sin violencia, ni premuras que fuercen el seguimiento.
  3. Una palmada de aliento para no abandonar el camino ni desilusionarse.

Un último elemento a tener en cuenta es el fondo que reproduce en líneas fundamentales un paisaje vallisto, con el detalle del cardón mayormente presente en todos nuestros parajes. Jesús se ha hecho presente y vive en esta Prelatura y en ella nos invita a seguir sus pasos.


Dejá una respuesta