Misa Crismal en Molinos

Una multitud participó el miércoles 12 de Abril en la Misa Crismal, en la parroquia San Pedro Nolasco, de Molinos. La ceremonia religiosa fue presidida por el obispo prelado de Cafayate, monseñor José Demetrio Jiménez. La Misa contó con la presencia de sacerdotes diocesanos y agustinos, de las religiosas agustinas misioneras, hijas de María Inmaculada y hermanas del Buen Pastor, además de una numerosa afluencia de fieles de Molinos y de los parajes de alrededor.
Parte de la homilía de Mons. Demetrio la compartimos  a continuación:

“La misa crismal tiene que ver con la consagración de los óleos,  con los cuales vamos a celebrar varios de los sacramentos que nuestra Iglesia ha recibido del Señor. Tiene que ver con lo que el profeta Isaías nos dice hoy en la primera lectura: “ungidos del Señor”. Somos ungidos del Señor; Dios nos ha destinado en este mundo y nos ha traído aquí por alguna misión importante, todos somos importantes; todos hemos sido ungidos en el bautismo, somos ungidos en la confirmación, somos ungidos también cuando celebramos el sacramento de la unción de los enfermos; todos somos ungidos por Dios, elegidos para una tarea importante y nos corresponde desempeñarla dignamente en este mundo. El profeta dice que somos elegidos para llevar la Buena Noticia a los pobres, para vendar los corazones heridos, para proclamar la liberación a los cautivos y la libertad a los prisioneros, para proclamar un año de gracia del Señor. Proclamar la gracia del Señor, para eso estamos en el mundo. Y precisamente la celebración de esta misa, lo significa…” (…)
“Y de un modo especial también hoy en nuestra Iglesia se celebra la renovación de las promesas de parte de quienes hemos sido ordenados sacerdotes. Hemos sido ordenados sacerdotes para el servicio del Pueblo de Dios. No somos ni más ni menos que nadie. Simplemente Dios nos eligió para esta tarea y la Iglesia pide también, que todo el Pueblo Santo de Dios, pueda orar por sus sacerdotes, para que sepamos ser dignos ministros del Evangelio y seamos precisamente lo que el Santo Crisma, lo que el Óleo de los catecúmenos, lo que el Óleo de los enfermos simbolizan; aliviemos dolores, curemos heridas…”

ESCUCHAR HOMILÍA

Dejá una respuesta